En el día de la Pachamama, viví el ritual en las sierras cordobesas

Cada 1° de agosto los pueblos originarios celebran el día de Pachamama. Se trata de una festividad que se realiza para agradecer, pedir y bendecir los frutos que nos ofrenda la Madre Tierra.
El Día de la Madre Tierra o Día de la “Pachamama” es una tradición cultural que se celebra en todas las sierras de córdoba el primer día de agosto, extendiendo el homenaje a la “pacha” durante todo el mes.

La Pachamama es considerada por estas regiones como la madre que engendra la vida, la nutre y protege. Su origen etimológico reside de las palabras de origen quechua, pacha que significa universo y mama que hace referencia a la figura materna que representa la naturaleza.

La celebración no tiene una fecha aleatoria, sino que simboliza el momento en que se inicia la temporada de lluvias o el fin de la época seca y se realiza en agradecimiento a la fertilidad de la tierra, la cosecha y el buen tiempo. Además, los participantes de esta ceremonia realizan el pedido de volver a recibirlo –en abundancia– durante el próximo ciclo que inicia.

El ritual se puede expresar de diferentes maneras de acuerdo a la región desde la que se agradece a la Madre Tierra. Un uso muy extendido es que los habitantes tomen 3 tragos de caña con ruda en ayuno y enciendan un sahumerio para ahuyentar los posibles males de sus hogares y o lugares laborales.
El humo de esos sahumerios representa un proceso de purificación que suele hacerse con hierbas, como la muña muña, el incienso, la mirra y el sándalo. Consiste en sahumar el hogar, los negocios, el espacio de trabajo e incluso a las personas más cercanas en los afectos, con el objetivo de sacar las malas energías y comenzar una nueva etapa.
Los rituales, en sus diversas formas, tienen la intención de reforzar y restablecer el vínculo de reciprocidad entre el hombre y la Pachamama.